El Pulmón de la casa

El Pulmón de la casa es el lugar privilegiado donde las energías internas se expresan con la máxima potencia hacia el exterior en una de las 10 direcciones de la Rueda telurológica. Este movimiento energético que se expresa en dilatación y en contracción de la casa al vegetal y de vuelta hacia la casa, es a imagen de un pulmón vibratorio que inspira y expira religándonos a la naturaleza, a la vida. Según el contexto y la época, el hábitat era vivido como una protección del exterior y del entorno hostil. Esto se mantiene aún así en las regiones donde reina la inseguridad. La casa del Feng Shui de las Luces no está ahí para aislarle, para cortarle del mundo, sino al contrario, para religarle a éste. Incluso si debe tener en cuenta problemas de seguridad inherentes a nuestra época, su casa no está destinada a encarnar un bastión, o una ciudadela inexpugnable. Las paredes no deben ser recintos de protecciones sino ondas de forma de una arquitectura invisible que le religan a la esencia misma de la vida: la naturaleza. El Feng Shui de las Luces va a permitirle establecer un lugar, una respiración, un intercambio permanente entre el interior, que representa vuestra propia interioridad y el exterior, vuestro entorno vegetal, que también tiene necesidad de entrar en el cuidado y la protección de vuestra intimidad: vuestra casa. El corazón de la casa se encuentra ahí donde se dan los intercambios (el salón, el comedor) cruce de las energías familiares. Los encuentros y la convivencia animan cada latido y contribuyen a crear una atmósfera agradable y positiva. La serpiente alada en el centro de las habitaciones (sobre la rueda telurológica), tendrá toda su amplitud pero no sentirá movimiento, más bien un latido entre sus manos. El pulmón de su hábitat se encuentra en el rincón estratégico, donde las energías de la serpiente alada (fuente del elemento Trama y del 6º elemento) están más dilatadas y se expresan en contracción y en dilatación, tal como una respiración. La respiración que liga la casa al jardín constituye en sí misma un primer nivel de protección del espacio de vida interior y exterior. Para proyectar el Pulmón de la casa hacia el exterior y religarlo al jardín con un efecto de expansión vamos a conjugar dos principios destacados que pueden ser observados, uno en la astrología y la telurología, el otro en la estructura de lo manifestado y en las creaciones armoniosas del hombre: El Ángulo áureo telurológico caracteriza la conjugación angular “Trígono“ de 120° que dinamiza la expresión de las energías presentes. Sobre la Rueda telurológica, la dirección sobre la cual el Pulmón de la casa será proyectado podrá ser amplificado con un efecto angular correspondiente al Ángulo áureo telurológico. la Sección áurea es una de las claves de la estructuración del universo. Rige la concretización en la materia según una lógica dinámica que es expresión de la vida. La conexión de la casa al jardín se realiza pues en dos tiempos: Proyección del Pulmón de la casa según una dirección amplificada por el ángulo áureo telurológico. Posición del Punto de anclaje sobre esta dirección según una distancia obtenida con la serie de Fibonacci. Feng Shui et Jardins de Lumières D. Didier + JF & C. Mermillod aux Éditions Mercia du Lac

Poumon maison

Poumon maison

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *