Preparar y degustar un té

Según el espíritu de origen Taoista la preparación del té puede vivirse poniéndose en relación con la manifestación de los 5 Elementos. En el tiempo Presente este rito cobra un sentido particular en la expresión del ciclo de los Elementos y en su percepción, con el soporte de nuestros 5 sentidos, en la consciencia de la unidad y de la quintaesencia que emanan de ello. El Fuego atizado por el Aire calienta el Metal del hervidor, lo que permite al Fuego poner el Agua en su temperatura. El Agua a alta temperatura va a permitir al té revelar sus aromas, sus sabores y sus energías. La Tierra de la tetera recibe el Agua y el té y contribuye también a la transformación del té liberando sus propias energías. Así, el té va a transmutar las energías recibidas de la Tierra y del Agua difundiendo sus aromas, sus sabores, sus secretos, con el soporte de la Trama, el sexto Elemento. La quintaesencia se consigue al interactuar los Elementos entre ellos. “ En recogimiento, y en cada etapa de la preparación, resiento el Elemento en acción en su relación con los demás. Percibo su expresión a través de mis sentidos, la vista, el olfato, el oído, el gusto y el tacto. Integro la quintaesencia de ello al saborear el té, lo que me abre a espacios sutiles de revelación. La sensación de anclaje al suelo es más fuerte, en mi boca se abre el paladar y éste, a su vez, abre espacios de percepción que me elevan. Mi capacidad para resentir con precisión mi entorno evoluciona, con el soporte de la Trama. 30 ritos Feng Shui (p. 162-63) D. Didier+ JF & C Mermillod, Ediciones Mercia du Lac

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *